6 pasos para un planchado perfecto


¿A ti también te da pereza planchar?


Planchar es uno de los trabajos que menos adeptos tiene en los hogares. Se considera una tarea ardua y que requiere de una especial dedicación para lograr un acabado impecable. Quizá sea por eso por lo que la plancha nunca ha gozado de buena reputación en los hogares españoles, según revelan estudios sobre las tareas domésticas. Pero eso era hasta ahora. En Gestió Integral Mollerussa queremos enseñarte a conseguir un planchado perfecto.


Sin embargo, ten en cuenta estos consejos antes de empezar:


- Prepara tu plancha. Enciéndela con tiempo para que se caliente. Revisa también que esté limpia y no tenga residuos que puedan ensuciar tu ropa limpia.


- Prepara un lugar donde poner la ropa para planchar y otro espacio donde poner adecuadamente la ropa planchada. Si no lo haces puede que se te vuelva a arrugar y se te vaya al garete todo el trabajo hecho!


- Clasifica la ropa según el tipo de planchado que necesite. No es lo mismo la seda, que el algodón. No es lo mismo unas sábanas que una blusa.




¿Listo?


Pues ahora sigue estos pasos:

  1. Mira primero la etiqueta. En las prendas de vestir suele detallarse a qué temperatura ha de plancharse la ropa.

  2. Abrocha cremalleras y botones. Para planchar cómodamente, deberás abrochar primero las cremalleras y botones que tenga la ropa y así te asegurarás de que los pliegues naturales de la ropa tengan un acabado perfecto.

  3. Ropa con dibujos. Si vas a planchar alguna prenda de ropa con dibujos, dale la vuelta y coloca un trapo sobre la ropa para proteger los dibujos mientras la planchas.

  4. Cuidado con la cal. La cal del agua es la que hace que a menudo se estropeen las planchas. Para evitar problemas, se recomienda limpiar la base de la plancha con un trapo siempre que se esté enfriando. Así quitarás los restos de cal que queden.

  5. Almidón para facilitar el planchado. Utiliza siempre que puedas almidón para planchar. Rocía las prendas de ropa con almidón antes de plancharlas. Ya verás cómo te hace más fácil la tarea.

Vaciar el agua del depósito. Y cuando acabes de planchar, vacía siempre el agua del depósito. Si dejas el agua de la plancha por periodos extensos en el depósito, lo que hará será que se oxide el interior y tengas que comprarte otra plancha o que se creen hongos dentro del recipiente.


Necesitas ayuda? Pídenos presupuesto para un servicio de planchado en casa y ahórrate tiempo y dolores de cabeza!


Llámanos!



973604656





Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square