11 pasos para tener una despensa perfecta

Una despensa ordenada te facilita 
el día a día y evita acumular productos que caduquen y, con ello, pierdas dinero. Sigue estos 11 pasos para reorganizar la tuya, gana comodidad y gasta menos.

Qué gusto da cuando vemos esas despensas alineadas, perfectas, con todos los productos colocados justo en su sitio y con ideas para guardar cada tipo de cosa.


Si tanto te gustan... ¿por qué no copiar sus trucos? No hace falta tener un espacio enorme. Basta con un armario, una vitrina o una alacena para que lo tengas todo bien colocadito y a mano. Fíjate en estos 10 pasos para conseguir tu despensa soñada!


1- Adapta 
las baldas

Tanto si es un mueble como si es una estancia, lo ideal es que puedas subir o bajar las baldas para adaptarlas a la altura de los productos.

El fondo ideal de las baldas es 15-20 cm, para no tener más de dos filas de productos. Acumular en exceso es un error.

2- Agrupa 
los alimentos

Separa los alimentos por tipos para poder agruparlos en los estantes y encontrarlos fácilmente.

Haz grupos: Las pastas con arroces, harinas y legumbres. Los líquidos como leche, aceite y vinagre con las bebidas. Y las conservas con paquetes pequeños.

3- Protege las baldas de las manchas

Con un material plástico antideslizante que puedas limpiar una vez a la semana con un paño humedecido.

Podrás sacudirlos para eliminar el polvo o restos de productos. Y evitarás que la madera de los estantes se ensucie o se deteriore.

4 - Y búscales 
el mejor sitio

Pon los alimentos que más usas (por lo general harinas, arroces, pastas, azúcares...) en la parte central de la despensa, la que te queda a la altura de los ojos.

Las especias: Reserva un rincón de la parte central a las especias que también uses a menudo.

5- Pon abajo lo que más pesa

Guarda en la parte baja de la despensa lo que más pesa (botellas, leches, aguas...). Crea una zona con cajones de madera o cestas de fibra para patatas, cebollas...

Lo que pesa poco y lo más pequeño (latas, conservas...), ponlo en los estantes superiores.

6- Utiliza tarros de cristal


Una vez abras un paquete, pasa el contenido a un bote hermético de cristal (los de plástico pueden ser tóxicos).

Todos iguales: Así ganarás orden. Necesitas 3 tamaños (grandes para pastas; medianos para harinas o azúcar; pequeños para frutos secos, sal...).

7- Etiqueta 
los tarros


Es muy práctico tener un sistema de etiquetas (que puedes hacer tú) y cada vez que pases el contenido de un paquete a un tarro, etiquetarlo con la fecha de caducidad y el nombre de lo que es.

Ten cuidado: Nunca rellenes un tarro que aún tenga producto anterior. Su fecha de caducidad es diferente.

8- Dos paquetes de cada, no más

Ten, de cada producto, un paquete abierto y otro por abrir. Cada vez que abras un paquete, sabes que has de reponerlo. —

Así no tiras: Si acumulas más puede que se acabe caducando.

9- Pon lo nuevo detrás


Pon siempre delante lo que caduca antes y detrás lo que acabas de comprar, que caduca después.

Sé constante: Aunque sea un pequeño esfuerzo, este hábito te ayuda a mantener el orden.

10- Ten una lista de la compra

Así no te olvidarás nada de lo que necesitas reponer en tu despensa.

Una pizarra o un pequeño bloc en la puerta de la despensa te será muy útil. Los hay que incluyen el lápiz.


11- Haz una limpieza a fondo 2 veces al año (al menos)

Aunque te esfuerzas en tener tu despensa organizada es muy fácil que poco a poco se vaya desordenando. Además pueden irse cayendo restos de comida como de cebolla, tierra de las patatas, granos de arroz o de pasta, etc. Por eso es muy importante mantener la despensa limpia y hacerlo a fondo de vez en cuando.


Si necesitas ayuda con esta tarea (sabemos que puede darte mucha pereza) cuenta con nosotros. Llámanos y te haremos un presupuesto a medida para que tu no te tengas que preocupar. Nosotros te lo dejamos otra vez limpia y organizado!


Así es la despensa ideal

• Temperatura

Debe ser un lugar fresco y seco, preferentemente oscuro, que no tenga muchos cambios de temperatura (la ideal es de unos 10 a 20°C).


• Ventilación

Renovar el aire es básico. Si tu despensa es una estancia y no tienes ventilación natural, instala un pequeño ventilador extractor (similar al del baño).


• Iluminación

Asegúrate de que las baldas estén bien iluminadas para ver su contenido. Pon focos en el techo que las iluminen bien o linestras bajo los estantes.


• Accesorios


Es muy útil tener una barra para colgar embutidos, tomates... Y cestas o cajas de madera para alimentos que no van a la nevera (patatas, cebollas...).


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square